A partir del viernes, 5 de febrero, regresará el toque de queda en La Habana, capital de Cuba, según informaron los principales funcionarios del Consejo de Defensa Provincial (CDP) de ese territorio.

Debido al empeoramiento de la situación sanitaria y el aumento considerable de contagios en la capital cubana, se decretó que se restringe la movilidad total de carros y personas en La Habana entre las 9 de la noche y las 5 de la mañana, todo ello hasta que las condiciones sanitarias mejoren y permitan eliminar la medida.

Según el CDP habanero esta restricción vendrá aparejada con el aumento de multas a los infractores de la medida, sobre todo a los padres de los menores que continúen en las calles capitalinas, con sumas superiores a los 2 mil pesos cubanos.

El gobierno de La Habana también reconoció que por parte de la población se han recibido varias críticas al funcionamiento del sistema sanitario, sobre todo lo concerniente a la disponibilidad de camas en los hospitales y el mal funcionamiento del traslado de confirmados y sospechosos hacia las instituciones sanitarias del área capitalina. Además de una descoordinación en el resultado de las pruebas PCR, entre demoras y otras situaciones similares.

El director de Salud Pública de La Habana, Emilio Delgado señaló que desde este 4 de febrero se pondrán en vigor un número de nuevas reglas para ordenar la toma y análisis de las muestras PCR, priorizando a las personas vulnerables y los evolutivos que se efectúan al quinto día de la cuarentena. En ese análisis se reiteró que los resultados de las muestras de pacientes sospechosos tienen que entregarse antes de las 48 horas para agilizar todo lo concerniente a las hospitalizaciones.

Según el gobierno capitalino otro punto neurálgico en La Habana es el problema de la indisciplina social en las colas, donde no es posible el distanciamiento físico y donde sigue existiendo el fenómeno de coleros que no ha sido posible extirpar por parte de la policía cubana. La propia policía indicó que en apenas un día se llegan a detener a cerca de un centenar de personas por realizar colas en horas de la madrugada.

Igualmente se informó que los puntos de entrada a La Habana tendrán más controles con un sistema de permisos de entrada para autos y personas y se multarán con 2 mil pesos a los que entren por otros accesos.

En alusión a las personas de otras provincias que residan en el capital del país, se anunció que se les dará una “tarjeta de permiso especial” para su estadía, movimiento y compras en la ciudad. Igualmente se verá la situación de pacientes de otras provincias que tengan tratamiento médico en La Habana, para facilitarles la entrada a la ciudad capital.

Powered by the Echo RSS Plugin by CodeRevolution.