Hoy regreso a casa con un corazón inmensamente agradecido. Somos testigos del milagro que nos regaló Dios por su gran misericordia y por la fe de tanta gente que se unió en oración. Gracias a nuestra red de cuido, una red de amor que nos permitió sobrellevar este tiempo y que nuestra familia estuviera bien.

Powered by the Echo RSS Plugin by CodeRevolution.