Los familiares de los pilotos que desaparecieron durante el siniestro de la avioneta CP-2024 instalaron una vigilia a las afueras del aeropuerto El Trompillo para exigir que se agilicen los trabajos de rescate. Sin embargo, un helicóptero de la FAB recién partirá este viernes para realizar la búsqueda.

Los ocupantes de la aeronave son Carlos Áñez (piloto) y Kevin Hayes Carrión (copiloto), quienes se accidentaron ayer (jueves) en la serranía de Aimirí, del municipio de Charagua, cuando retornaban del aeropuerto de Yacuiba hacia la capital cruceña.

“Estas dos personas no son lo suficientemente valiosa para las autoridades, pero para nosotros sus familiares sí son muy importantes. Lo que pedimos es que el Ministerio de Defensa Civil nos proporcione el helicóptero Súper Puma para poder rescatarlos”, dijo entre lágrimas Elizabeth Carrión, madre del copiloto Hayes, en contacto telefónico con EL DEBER

Ante esta demora, los familiares, amigos y colegas de los pilotos instalaron una vigilia en el aeropuerto El Trompillo para pedir a las Fuerzas Armadas de Bolivia (FAB) que se agilice los operativos de rescate, pues indican que las “horas son cruciales” para la supervivencia de las personas.

Por su parte, el viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes, indicó que la noche de este jueves el grupo SAR de la FAB planificó las estrategias que se aplicarán la mañana de este viernes, cuando un nuevo helicóptero parta hacia Charagua a rescatar a los dos pilotos.

Señaló que esta jornada se cumplió con la función de ubicar la aeronave siniestrada, pero no se pudo descender con el helicóptero para efectuar el rescate debido a las fuertes ráfagas de vientos, la nubosidad y la lluvia que se registró.

Explicó que otro equipo de rescate avanzó más de dos kilómetros por tierra y se encuentra cerca del lugar del siniestro, sin embargo, los rastrillajes se ven perjudicados debido a que las serranías tienden a deslizarse cuando se camina sobre ellas.

Powered by the Echo RSS Plugin by CodeRevolution.