El estado de Florida aprobó este lunes una ley para restringir el uso de redes sociales entre los menores de 16 años, una iniciativa controvertida en un momento en que Estados Unidos cuestiona el impacto de los gigantes de internet sobre la juventud.

El gobernador Ron DeSantis firmó el texto aprobado a principios de mes por el Congreso floridano.

Cuando entre en vigor, el 1 de enero de 2025, los menores de 14 años no podrán abrir ni conservar una cuenta en redes sociales en el estado. Y los jóvenes de 14 y 15 años necesitarán consentimiento parental para poder usar esas plataformas.

Estamos “intentando ayudar a los padres a navegar por este terreno tan difícil que tenemos ahora con la crianza de los hijos”, dijo DeSantis al firmar la nueva ley.

El principal impulsor del proyecto, el presidente de la Cámara Baja de Florida, Paul Renner, celebró la aprobación.

“Sabemos (…) que en estas plataformas se producen más delitos contra los niños que en cualquier otro lugar”, declaró. “También sabemos que las redes sociales han causado un efecto devastador en el bienestar mental de nuestros niños”, añadió.

La mayoría de esas plataformas exigen una edad mínima de 13 años para abrir una cuenta, aunque no hacen mucho por garantizar que se cumpla esta disposición.

Algunos detractores de la ley han defendido que deberían ser los padres quienes supervisen el uso de las redes sociales por los menores.

Otros han apuntado que el texto podría vulnerar la Primera Enmienda de la Constitución estadounidense, que garantiza la libertad de expresión

Un argumento rechazado por Renner, que explicó que la ley no aborda el contenido sino las características adictivas de las redes sociales, como “el scroll infinito o los likes y corazones que dan (…) ese pequeño chute de droga a tu cerebro que te hace querer estar conectado más y más tiempo”.

DeSantis había rechazado una propuesta de ley anterior que prohibía el uso de esas plataformas a todos los menores de 16 años, alegando que el texto ignoraba la voluntad de los padres.

El gobernador ha defendido muchas veces que los padres debían tener un mayor control sobre las decisiones que afectan a sus hijos, por ejemplo en la enseñanza.

Durante su mandato, Florida ha aprobado leyes para restringir la enseñanza de asuntos relacionados con la orientación sexual y la identidad de género.

Powered by the Echo RSS Plugin by CodeRevolution.